Características

Nuestro establecimiento

El PALACIO BUENAVISTA HOSPEDERÍA, hotel de 2 estrellas, se encuentra ubicado en la localidad de Belmonte, en la comarca de la Mancha y en plena Ruta del Quijote. Fue construido en el siglo XVI y totalmente restaurado en 1996, por lo que reúne las condiciones para garantizar la comodidad de sus visitantes. Construído con un estilo rústico, presenta un buen estado de conservación. Es un lugar pensado y dirigido a todas aquellas personas que buscan alojarse en un establecimiento singular, destacado por su patio interior, su artesonado y sus rejerías.


Conozca nuestras instalaciones

Habitaciones

El hotel con capacidad para 80 personas, dispone de 32 habitaciones dobles, 3 suites y 1 suite especial con jacuzzi, todas ellas equipadas con baño completo, aire acondicionado, teléfono y televisión. También dispone de camas supletorias para niños y cunas para bebés a disposición de los clientes que las necesiten para cubrir sus necesidades de alojamiento.


RESTAURANTE


En su Restaurante podrá degustar platos típicos como el pisto manchego, morteruelo, ajoarriero, quesos manchegos y productos de caza. Son también conocidos sus asados de cochinillo o cordero y diferentes postres caseros como el pan de calatrava. Dispone en su carta un gran surtido de diferentes platos y un menú diario.


En el Palacio Buenavista puede organizar sus celebraciones: Bodas, Bautizos, Comuniones, etc. para lo que ofrece unos menús a medida de sus necesidades y siempre con alta calidad de todos los productos. También ofrecemos menús especiales para grupos ajustados a su presupuesto.


Como servicio especial a nuestros clientes del Restaurante, el hotel le ofrece la posibilidad de utilizar sus habitaciones disponibles después de la comida y hasta las 19:00 horas. Infórmese a su llegada a comer en recepción. (Servicio sujeto a disponibilidad de habitaciones sólo para clientes del Restaurante).


Otras instalaciones

El hotel PALACIO BUENAVISTA HOSPEDERÍA dispone de: - Ascensor - Terraza -Parking cubierto - Cafetería - Restaurante y Salón de celebraciones y eventos.


Datos de interés turístico

En plena Mancha conquense se encuentra BELMONTE, población cuyo origen se remonta al siglo XII; es un conjunto monumental de enorme magnitud, que conserva importantes edificios civiles y religiosos, además de un importante recinto defensivo compuesto de puertas y murallas. Dentro de este conjunto arquitectónico destacan los siguientes edificios:


CASTILLO: Construido por el Marqués de Villena, es de estilo gótico-mudéjar, plateresco y gótico-arábigo. Consta de dos recintos, el exterior, de forma pentagonal, se une con las murallas que bajan hacia la población. Tiene dos portadas, una al este de estilo gótico con baluartes laterales y otra falsa al oeste que relaciona el castillo con el pueblo. Por este Castillo pasó Juana La Beltraneja y la emperatriz Eugenia de Montijo. En 1961 se rodó la película El Cid.


LA COLEGIATA: La iglesia colegial de San Bartolomé, de grandes dimensiones, consta de tres naves y un ábside poligonal; en él se encuentra un retablo barroco del siglo XVII y en los laterales cuatro hornacinas con los sepulcros en piedra de los padres y abuelos de los marqueses de Villena y la pila donde se bautizó a Fray Luis de León, que es Monumento Nacional.


Otros monumentos importantes son los siguientes:



  • Palacio Infante Juan Manuel del siglo XIV.

  • Convento de los trinitarios del siglo XVII.

  • Convento Jesuitas del siglo XVIII.

  • Ermita de Nuestra Señora de Gracia del siglo XVII

  • Puerta de Monreal.

  • Puerta de Almudí.

  • Casa de los Baillo.

  • Puerta de Chinchilla.

  • Plaza Muñoz Grandes (antigua cárcel).

  • Puerta de San Juan.

  • Museo-casa Fray Luis de León.

  • Museo de las cosas del pueblo.

  • Museo de la Colegiata.

  • Plaza del Pilar, con abrevadero de caballerías.


Se dice que Belmonte tomó su nombre de la belleza del paraje que lo rodeaba, el bello monte cerca del cual creció. Don Juan Manuel, sobrino de Alfonso X El Sabio, tuvo a Belmonte entre sus posesiones, y levantó aquí un palacio y la primera muralla defensiva del pueblo. En 1361, el rey Pedro I declara Belmonte villa independiente y es Enrique III el que la otorga a don Juan Fernández Pacheco. A su hijo don Juan Pacheco, personaje de gran importancia en las cortes de Juan II y de Enrique IV, debe Belmonte sus más emblemáticos edificios, entre ellos, el castillo.


En las guerras sucesorias a las que dio lugar la muerte de Enrique IV, Pacheco tomó partido por la Beltraneja, que –dicen– fue primero huésped y después prisionera en su castillo, del que tuvo que huir por una ventana que aún lleva su nombre.


Los siglos XVI y XVII fueron periodos de esplendor para la villa. El colegio de Jesuitas y el convento de Franciscanos gozaron de enorme prestigio en su época. Mercados, ferias y un gran movimiento comercial hicieron de Belmonte centro de la comarca, de la que fue durante mucho tiempo cabeza de partido. Se construyeron numerosas casas nobles, de cuya existencia se mantienen aún varios testimonios en portadas y escudos que adornan las calles. El paisaje de Belmonte se adornaba entonces con una magnífica crestería de molinos de viento.


Esta huella histórica, patente en todas sus calles, ha sido recogida por los cineastas, convirtiendo Belmonte en más de una ocasión en escenario cinematográfico. Rodaron películas como Las hijas del Cid, Don Quijote, Dulcinea del Toboso… Pero sin duda la más conocida es El Cid, con Sophia Loren y Charlton Heston, rodada en 1961.


La Ruta del Quijote


La obra cumbre de la literatura española hunde sus raíces en las tierras manchegas. Fácilmente podemos encontrar las huellas de las andanzas de don Quijote, recorrer los pueblos por los que Cervantes le hizo pasar y conocer de primera mano los molinos de viento que su personaje confundió con gigantes. Tan solo hay que dejarse llevar y disfrutar de lo que ofrece la tierra en la que se basó don Quijote de la Mancha.


Localidades cercanas turísticas:


Campo de Criptana


Campo de Criptana

“Paisaje molinero y Albaicín”

Campo de Criptana se encuentra en pleno corazón de la Mancha, en la provincia de Ciudad Real y a 44 km de Belmonte. Hablar de Campo de Criptana es hablar de las famosas hazañas de don Quijote y es hablar de sus molinos de viento. Se trata de un pueblo típicamente manchego con la concentración molinera más importante de la Mancha, junto con la de Mota de Cuervo y Consuegra.


La imagen más característica de Campo de Criptana son sus molinos y el Albaicín Criptanense formado por calles estrechas y pronunciadas pendientes, con construcciones de casas típicas manchegas de una sola planta, encaladas de blanco y zócalo de color añil. Según los estudiosos cervantistas fue aquí en Campo de Criptana donde transcurrió la aventura más popular y conocida de El Quijote: el combate contra los gigantes que resultaron ser molinos.


Campo de Criptana


Los molinos de viento de Campo de Criptana están declarados Bien de Interés Cultural, los molinos Infanto, Sardinero y Burleta son los más antiguos remontándose su origen al siglo XVI, conservan su estructura y mecanismos y están declarados a su vez Monumentos de Interés Histórico Artístico.


El Toboso

“Casa de Dulcinea” y “Museo Cervantino”

Perteneciente a la provincia de Toledo y situado a 25 km de Belmonte. Pueblo típicamente manchego con gran evocación quijotesca. Muchas son las referencias históricas a este bello pueblo toledano, de fisionomía manchega, ocultas quizá por el renombre universal que don Miguel de Cervantes le otorgaría en su obra magna. Tiene tres edificios como monumentos históricos:



  • Convento de las Trinitarias Recoletas.

  • La Casa de Dulcinea.

  • El convento de Franciscanas Clarisas.


Mota del Cuervo


Mota del Cuervo

“El Balcón de la Mancha”

Pertenece a la Ruta del Quijote, conocido como “El Balcón de La Mancha” y situado a 17 km de Belmonte en la N-420 en dirección suroeste. Típicamente manchego, tiene una de las concentraciones molineras más importantes de La Mancha, junto con la de Campo de Criptana y Consuegra.


Mota del Cuervo


Tiene siete molinos de viento perfectamente alineados, situados en las afueras del pueblo que constituyen el máximo valor de identidad paisajística. El primer domingo de cada mes se celebra una molienda tradicional en el molino El Gigante.


Vista de Villaescusa de Haro


Villaescusa de Haro

“Iglesia de San Pedro y el retablo de la Asunción”

Villaescusa de Haro es un pequeño pueblo de gran interés histórico y monumental situado en la carretera nacional N-420 a unos 5 km de Belmonte en dirección a La Almarcha.


Castillo de Villaescusa de Haro


Conserva un conjunto de magníficas edificaciones, entre las que destacan el Ayuntamiento, numerosas casas señoriales y, por encima de todas, La Iglesia Parroquial de San Pedro donde destaca la capilla de la Asunción, con el retablo del altar mayor declarado monumento nacional.


La pureza renacentista de su traza, siglos XV y XVI, y su valor paisajístico, por su situación dominante sobre un cerro a orillas del río Záncara y laguna de Haro, llenan de valor los restos del que fue castillo de Haro.


Segóbriga


Segóbriga

Parque arqueológico

Una de las visitas obligadas desde Belmonte es el Parque Arqueológico de Segóbriga, situado a unos 42 km de Belmonte en dirección a Saelices. Se trata de una ciudad iberorromana de gran valor arqueológico. Es uno de los Parques Arqueológicos mejor conservados y el más importante de la Meseta. Para hacer más útil la visita y su comprensión, dispone de un moderno centro de interpretación, integrado en el paisaje, como una vivienda romana. En su vestíbulo se explica el origen y la historia de la ciudad.


Uclés


Uclés

Monasterio “El Escorial de la Mancha”

Continuando hacia Saelices, a unos 10 km se encuentra Uclés, antigua villa manchega de importancia histórica. Se trata de un asentamiento anterior a los romanos, quienes la incluyeron en el trazado de la calzada que conducía a Segóbriga.


Uclés


Su principal atractivo se encuentra en el conjunto formado por el castillo y el monasterio. El símbolo máximo de Uclés es su monasterio o prioral de Santiago, situado en un lugar excepcional, que lo hace visible, junto con el castillo desde varios kilómetros de distancia. El convento inicial se situó en el mismo castillo ya mencionado, pero Felipe II quiso darle más importancia a la Orden e impulsó la construcción que hoy vemos y que tiene dos partes bien definidas, aunque integradas; el convento y la iglesia. Se construyó entre los siglos XVI y XVII, sobre una antigua iglesia gótica, comenzándose la nueva en 1529.


Lagunas de Ruidera


Lagunas del Ruidera

Paisaje y Avifauna

Las Lagunas de Ruidera inician su recorrido en el pantano de Peñarroya. Se trata de un oasis en mitad de La Mancha que ofrece al visitante deleitar la vista al contemplar las 15 lagunas que lo forman, siguiendo unas sencillas rutas pensadas para todos los gustos y disfrutando de un pleno contacto con la naturaleza.


Se ubican en el alto valle del río Guadiana excavado en el extremo Noroeste del Campo de Montiel. Está formado por 15 lagunas encadenadas mediante cascadas, riachuelos y canales subterráneos, que vienen a construir el curso alto y nacimiento del río Guadiana, con una extensión de 3772 ha. El desnivel existente entre la primera laguna, denominada La Blanca, y la última, La Cenagosa, es de 120 metros.


Lagunas de Ruidera


Se trata del parque natural más fecundo de Castilla-La Mancha junto con las Tablas de Daimiel. No es exagerado señalar que puede admirarse uno de los paisajes de mayor belleza no solo de Castilla-La Mancha sino de toda la península. Los valores naturales del lugar saltan a la vista, teniendo en la avifauna uno de sus principales alicientes. Asimismo, se trata de un lugar de indudables resonancias cervantinas. En el interior del parque se encuentra la famosa cueva de Montesinos (perteneciente al término municipal de Ossa de Montiel).


Castillo de Peñarolla


Argamasilla de Alba

“Castillo de Peñarroya”

Argamasilla de Alba se encuentra se encuentra a unos 65 km de Belmonte, enclavada en el Campo de San Juan en el Corazón de La Mancha, en la provincia de Ciudad Real. Está considerada como el lugar del cual Cervantes no quiso acordarse. Como lugares de interés se destacan la iglesia de San Juan Bautista, la casa de Medrano y el castillo de Peñarroya.


En los sótanos de la casa de Medrano, en la cueva de Medrano, Cervantes sufrió prisión concibiendo y empezando a alumbrar aquí su inmortal obra Don Quijote de La Mancha. En la actualidad la Casa está declarada Monumento Histórico Artístico.


Pantano del Castillo de Peñarolla


El Castillo de Peñarroya es una de las fortalezas que aún se conservan en el territorio de los que los caballeros hospitalarios poseyeron en La Mancha, el denominado Campo de San Juan. Está situado a 12 km de Argamasilla de Alba, en dirección a Las Lagunas, constituyendo la entrada al Parque Natural. Situado estratégicamente sobre un acantilado, en el que se construyó la presa del embalse de Peñarroya. Se han encontrado en el exterior una necrópolis de rito islámico y un campo de silos de cronología indeterminada.


Actividades que puedes prácticar

  • Caza
  • Enoturismo
  • Excursiones
  • Gastronomía
  • Labores típicas del medio rural
  • Senderismo